6 alimentos que te ayudarán a cuidar tu corazón y prevenir el riesgo cardiovascular

frutos secos

El 14 de marzo se celebra el Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular. Se trata de una jornada que tiene lugar cada año desde 2005 y cuyo objetivo es concienciar a la sociedad sobre la importancia de cuidar el corazón y la salud cardiovascular. Según la OMS, la cifra de afectados por estas enfermedades se reduciría drásticamente cambiando hábitos cotidianos y llevando un ritmo de vida más saludable. En este contexto, la alimentación juega un papel clave: la dieta es un elemento determinante en la prevención y el tratamiento de la obesidad, la hipertensión o el colesterol, todos ellos factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Pese a que el cambio necesario en nuestra vida para también abarca otras cuestiones como hacer ejercicio o evitar el tabaco y el alcohol, en este artículo nos centramos en un punto básico pero sencillo y al alcance de todos: introducir en nuestra dieta una serie de alimentos que nos ayudarán a controlar y prevenir estos riesgos:

  • Aceite de oliva: la base de la dieta mediterránea y un alimento que no puede faltar en nuestra cocina. El aceite de oliva es una fuente importante de grasas monoinsaturadas y ácido oleico, capaz de reducir el riesgo de enfermedad coronaria, disminuir el colesterol y la tensión arterial.
  • Frutos secos: Almendras, cacahuetes, nueces, avellanas… ¿a quién no le gustan los frutos secos? Por suerte, además de estar riquísimos son un tentempié saludable con un alto contenido en grasas beneficiosas.
  • Pescado azul: La recomendación es incluir unas dos raciones a la semana de pescados como el atún, el salmón, el bonito, la caballa o las sardinas.
  • Aguacate: Aunque aún hay quien cree que debería evitarlo en su dieta por su alto contenido en grasas, se trata de grasas saludables que reducen el colesterol.
  • Cereales integrales: Mejor elegir siempre la opción integral tanto de los cereales que tomemos al natural (arroz, espelta…) como de los alimentos realizados con ellos (pasta, pan…). La avena es especialmente beneficiosa, ya que contiene fibra soluble que ayuda a reducir los niveles de colesterol y previene la obstrucción arterial.
  • Legumbres: Las alubias, los garbanzos o las lentejas son las legumbres más comunes en la dieta mediterránea y no debería faltar alguna ración cada semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.