La agroecología puede doblar la producción de alimentos en 10 años.

Informe de la ONU

Este informe afirma que la agroecología puede doblar la producción de alimentos en 10 años.
Olivier de Schutter defiende que métodos agroecológicos son mas eficaces que los agrotóxicos.
Rio de Janeiro – Al mismo tiempo que el precio de los alimentos alcanza la mayor alza en dos décadas, y fortalece el fantasma del hambre que persigue a las poblaciones pobres de los países económicamente mas vulnerables,un informe de la Organización de las Naciones Unidas(ONU) afirma que la agroecología(cultivo ecológico) puede duplicar la producción de alimentos en los próximos diez años. Divulgado por el Alto Comisionado de Derechos Humanos, el documento que, según la ONU, fue basado, en una “exhaustiva revisión de la literatura científica mas reciente”, que defiende la agroecología como “medio para incrementar la producción de alimentos y mejorar la situación de los mas pobres”.

Los estudios en que se basa el informe, fueron coordinados por el belga Olivier de Schutter que, desde 2008, es reportero especial de la ONU sobre derecho a la alimentación: “Para poder alimentar a 9 billones de personas en 2050, necesitamos urgentemente adoptar las técnicas agrícolas mas eficientes conocidas hasta hoy. En este sentido, los estudios científicos mas recientes demuestran que allí donde reina el hambre, especialmente en las zonas mas desfavorecidas, los métodos agroecológicos son mucho mas eficaces para estimular la producción de alimentos que los fertilizantes químicos”.

De acuerdo con los casos relatados en el documento de la ONU, proyectos agroecológicos desarrollados en el últimos años en 57 piases en desarrollo , registraron un rendimiento medio del 80% en sus cultivos. Eso significa, por ejemplo, un aumento del 116% en la media de todos los proyectos desarrollados en África. “Los proyectos mas recientes llevados a cabo en 20 países africanos demuestran que es posible duplicar el rendimiento de los cultivos en un periodo de tres a diez años”, afirma Schutter.

La ONU afirma que el modelo agrícola dominante, basado en monocultivo y en la utilización masiva de agrotóxicos, fertilizantes y otros abonos, “ ya demostró no ser la mejor opción en el contexto actual”, además de acelerar el proceso de calentamiento global. “Amplios sectores de la comunidad científica ya reconocen los efectos positivos de la agroecología sobre la producción de alimentos en lo que se refiere a la reducción de la pobreza y a la mitigación de los efectos del cambio climático”, afirma el documento.

Menos agrotóxicos

El informe divulgado por el Alto-Comisionado de Derechos Humanos de la ONU también destaca los países que disminuyeron considerablemente la utilización de agrotóxicos en los últimos años. Son citados en el documento países como Indonésia, Vietnan y Bangladesh, que redujeron hasta un 92% el uso de agrotóxicos en la producción de arroz, que es el alimento básico de las poblaciones campesinas de esos países.

Otro ejemplo citado en el informe es el de Malauí, país que era gran consumidor de productos agroquímicos y ahora tiene éxito con la transición para un modelo agroecológico. Según la ONU,esa transición ya sacó de la pobreza a 1,3 millones de personas, además de aumentar el rendimiento del cultivo de maíz del país de una para tres toneladas por hectárea. “El conocimiento sustituyó a los pesticidas y fertilizantes”, conmemora Olivier de Schutter.

El reportero especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación afirma que el Estado tiene un “papel fundamental” a cumplir en el fortalecimiento de la agroecología. “Las empresas privadas no invertirán tiempo y dinero en prácticas que no pueden proteger con patentes y que no supongan una apertura de los mercados para nuevos productos químicos o semillas mejoradas”. Schutter también solicitó a los Estados a dar un mayor apoyo a las organizaciones campesinas que, según el, “demostraron una gran habilidad en la hora de difundir las mejores prácticas agroecológicas entre sus miembros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *