Envio 24h/48h: 5,90€ Gratis! Si compras desde 39€*

De temporada

Los alimentos de temporada son más sanos, más baratos y más ecológicos. Se cultivan respetando el ciclo natural de los alimentos, con el clima adecuado y completando su calendario natural, para que en el momento de su recolección mantengan intacto todo su sabor y aroma, y todas sus propiedades nutricionales.

Mostrando todos los resultados (8)

Beneficios de los productos de temporada

  • Conservan y mantienen sus propiedades nutricionales intactas. Se mantiene su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales.
  • Al igual que conservan sus beneficios nutricionales también mantienen sus cualidades organoépticas, es decir: textura, apariencia y sabor mucho más intenso.
  • Son alimentos mucho más saludables, ya que han crecido de forma natural en los árboles o en el suelo sin necesidad de usar productos que favorezcan su rápido desarrollo al haber sido recolectados en su momento justo de maduración.
  • Los precios más económicos y baratos al haber crecido de forma natural.
  • Al consumir productos de temporada (frutas y verduras de temporada), favorecemos la diversidad de los cultivos, así como del mantenimiento de una agricultura tradicional y local.
  • Al haber sido cultivados sin aditivos ni pesticidas cuidamos el medio ambiente, ya que ahorramos en emisiones de CO2.

¿Por qué es mejor comer fruta y verdura de temporada?

El acceso a fruta y verdura de importación está a la orden del día. En los supermercados, grandes almacenes e incluso en fruterías locales encontramos alimentos que no se corresponden a la temporada actual. Sin embargo el consumo de fruta y verdura de temporada tiene grandes beneficios para nosotros, sin olvidarnos de los que tiene para el ecosistema.

  • Ayuda a reducir la energía y las emisiones de CO2, puesto que no hace falta gastar tanta energía para el transporte.
  • La fruta y verdura local se recoge en su punto óptimo de maduración y es más sabrosa que la que va a ser transportada, que se recolecta verde y va a madurar artificialmente en los contenedores.
  • Ayuda a impulsar y mantener la economía local, fomentando los pequeños negocios y manteniendo puestos de trabajo del propio pueblo o ciudad.
  • La naturaleza es sabia y nos ofrece en cada estación lo que necesitamos.
  • Se evita la implantación de monocultivos intensivos que agotan la tierra, favoreciendo la sostenibilidad del planeta.