Macrobiótica

La alimentación macrobiótica se basa en la teoría del Yin Yang, según la cual todo está equilibrado por estas dos fuerzas respetando una proporción determinada. El principio de una buena alimentación sería, pues, el de tomar alimentos que respeten la proporción molecular de nuestra sangre para que sean mejor asimilables por nuestro organismo.

Mostrando todos los resultados (23)

La dieta macrobiótica nació en Japón y se basa en la búsqueda del equilibrio físico y emocional a través de la nutrición. Comiendo según los principios del Yin y el Yang el organismo se armoniza y así el juicio se vuelve más claro, capaz de percibir la realidad de una manera más precisa.

Beneficios de la dieta macribiótica

La alimentación macrobiótica aporta infinidad de beneficios al organismo, ya que no sólo se trata de alimentos naturales libres de colorantes y conservantes añadidos, sino que su alto poder nutricional y sus formidables propiedades contribuyen a mantener intacta la salud del organismo. Entre los beneficios más destacables encontramos:

  • Este tipo de dieta ayuda a proporcionar mayor energía, fuerza y vitalidad al organismo.
  • El consumo de alimentos macrobióticos te ayudará a ir con regularidad al cuarto de baño cada día, evitando de este modo que entren toxinas en el organismo con motivo de digestiones excesivamente largas.
  • Menor acidez: Esta dieta te ayudará a mantener el pH adecuado de tu cuerpo (7’35), evitando que se produzcan rigidez muscular, inflamación y una mala absorción de los alimentos.
  • Esta dieta contribuye a la pérdida efectiva de peso, logrando que el cuerpo encuentre su peso ideal de manera completamente automática.
  • La ingesta de los alimentos que se encuentran dentro del grupo macrobiótico ayudan a combatir el estrés del día a día.

Alimentos macrobióticos

  • Alga wakame: tiene infinidad de nutrientes y se puede consumir hidratada y cruda en ensaladas o también añadirla cocida en sopas, potajes, revueltos, croquetas, arroz, pasta, hamburguesas y empanadas.
  • Soja texturizada. La soja texturizada es un perfecto sustitutivo de la carne, al no tener apenas sabor admite muy bien cualquier receta.
  • Wasabi. El wasabi se usa como condimento en muchos platos de comida japonesa. Se mezcla con agua hasta conseguir una pasta y se mezcla al gusto con el alimento.
  • Sopa de miso. La sopa de miso ayuda a mantener una temperatura corporal estable en estaciones frías, nutre la piel y el cabello, y contiene ácido linoleico y lecitina, que ayudan a disolver el colesterol.

Éstos son sólo algunos ejemplos de toda la variedad de productos macrobióticos que puedes comprar online desde nuestra tienda virtual. ¡Apúntate a la alimentación macrobiótica desde la comodidad de tu casa!