Fruta ecológica

Fruta ecológica de temporada: manzanas, peras, naranjas, mandarinas, sandías ecológicas y biológicas, plátanos. mangos, aguacates, kiwis, melones, ecológicos biológicos…

Mostrando todos los resultados (15)

Beneficios de la fruta ecológica

En el Huerto del Sol encontrarás siempre la mejor fruta y verdura de temporada recién cosechada.

Las frutas ecológicas saben mejor

La fruta y verdura ecológica está más rica. A pesar del hecho de que los elementos que normalmente se ve en el supermercado tengan mejor apariencia, lo cierto es que les falta el sabor. Al contener más agua y otras sustancias químicas, el sabor se atenúa. Una vez que pruebas el auténtico sabor de una fruta o verdura, ya no quieres saber nada más del supermercado.

Los alimentos ecológicos contienen más nutrientes

Muchos de los alimentos convencionales carecen de un elemento importantísimo, debido a su larga elaboración. Nos referimos a los antioxidantes y el papel crucial que estos nutrientes juegan en el mantenimiento de su salud y la garantía de todas las funciones del cuerpo se llevan a cabo en los niveles óptimos. Los antioxidantes nos limpian de toxinas, por lo tanto absorben mejor las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.

Huerto del Sol, tienda online de fruta y verdura ecológica

Pide online nuestra fruta y verdura recién cosechada en nuestra huerta ecológica.

La naturaleza es muy sabia y por eso en cada estación del año nos regala frutas que nos aportan vitaminas necesarias en cada momento. Por ejemplo, las frutas de verano nos aportan las sales minerales y el agua necesarias para poder afrontar de forma saludable el calor de esos meses. Para disfrutar de las propiedades de la fruta, es necesario consumirla de temporada y ecológica, ya que es fruta más nutritiva y sabrosa y lo notaremos no sólo en el sabor, sino en el olor y la textura, ya que la cantidad de vitaminas y demás nutrientes, depende entre otros factores del suelo en el que se cultiva y de la manipulación que sufre después el producto.

Además de ser más sano para el consumidor, respetar el ciclo natural de producción es más ecológico y respetuoso con el medio ambiente, y como la necesidad de transporte, distribución y almacenamiento es menor, se reduce el gasto energético y la contaminación.